perdido perro pequeño

polémicas [risas] manifiesto enlaces yambrientos versión imprimir home

 

palomos[1]


::aixa::

 

Imaginaos que un día, al abrir la ventana, oís el clásico revoloteo de palomas y, al mirar, observáis estupefactos como desaparece de vuestra vista un ejemplar dejando a la vista dos pequeños huevecillos acomodados en una maceta.
¿Qué haríais si encontrarais este nido de palomas en vuestra ventana? ¿Seriáis tan crueles como para deshaceros de él? ¿Afloraría vuestro instinto de conservación de la naturaleza y permitiríais que permaneciera?
Afloran a vuestra mente una sucesión de imágenes contradictorias.
La imagen que prevalece es la del símbolo de la paz. Veis parques con algún entrañable abuelito dándoles de comer; veis plazas repletas de niños jugando con ellas y haciéndoles levantar el vuelo.
Olvidáis que han salido de los parques y han tomado el espacio ciudadano, que tienen la desfachatez de invadir nuestra intimidad, que deambulan y se pavonean con aspecto indiferente por delante de nuestras narices, orgullosas de la inundación de excrementos con la que decoran la ciudad.
Incluso llegáis a olvidar la retahíla de juramentos emitidos al encontrar vuestro coche adornado con un original y escatológico graffiti y decidís vivir vuestro propio documental acogiendo gentilmente esta lección de vida de la naturaleza.


¡¡ Craso error !!
Cambiáis vuestros hábitos de conducta. No hacéis nada que dificulte la incubación de los huevos. Miradas furtivas. Todo sigue su curso de forma apacible. Os impacientáis ¿cuánto tardarán en salir del cascarón?. Investigación. Averiguáis que los polluelos se llaman pichones –la información no parece muy útil-. Son padres responsables y mantienen limpio el nido. Todo parece en orden.
Pasa el tiempo y os reafirmáis en la sensación de haber hecho lo correcto.
Por fin, llega el ansiado día y descubrís que ha nacido el fruto de vuestros desvelos: los pichones, dos ovillos sonrosados con una pelusa amarilla y unos bultos oscuros donde supuestamente están los ojos y el pico. No parecen muy bonitos pero, como padres adoptivos orgullosos, no estáis dispuestos a admitirlo. Ya irán mejorando.

 

continúa [1] [2]
[volver al index]