t e x t o s

manifiesto enlaces yambrientos home

oscuridad absoluta

::daniel pérez espinosa::

Estuvimos nada más que unos segundos en una oscuridad negrísima por un fallo eléctrico cuando el tren entró en el túnel, pero ocurrieron millones de cosas. En esos segundos, el silbato de la locomotora me destrozó los oídos y un hombre se golpeó la cabeza mientras colocaba su maleta y soltó un “Ou” muy doloroso. También, mientras el silbato me mataba y el tipo se golpeaba, la vieja histérica de mi lado se asustó y me agarró clavándome las uñas con todas sus fuerzas. A la vez, en el vagón de al lado una mujer chilló como en las películas, todo con el ruido de fondo del silbato, del quejido del hombre y del llantito miedoso de la vieja con sus uñas. Pero también en esos segundos, el tren tuvo unas sacudidas tan fuertes que pensé que iba a descarrilar y moriríamos, y el revisor, que me acababa de pedir el billete antes del apagón, tropezó y se cayó encima mío. Por si fuera poco, hubo un chispazo eléctrico enorme y en el destello que produjo vi por la ventana a un monstruo terrorífico que me clavó su mirada ponzoñosa. El destello duró sólo un instante y volvimos a los segundos de oscuridad con el “pii” del silbato, el “ou” del tipo, el “ay” de la vieja”, el “iiii” de la mujer, el bamboleo mortal del tren y el revisor golpeándome. Pasé muchísimo miedo. Luego el tren salió de la oscuridad y me tranquilicé. El monstruo había conseguido entrar, claro.

 







[volver al index]

© ::daniel pérez espinosa:: www.yambria.org ::madrid :: 2008