a c c i o n e s

manifiesto enlaces yambrientos versión imprimir home

 

entrevista a Blomus [1]


::staff::

El artista divide sus horas de trabajo entre su estudio de Madrid y la casa familiar de Carrascosa del Campo, un hermoso pueblo conquense cercano al impresionante monasterio de Uclés.
Precisamente ha sido el monasterio de la orden de Santiago el entorno elegido para esta entrevista. Allí repasamos su trayectoria. Blomus nos explica la herencia de la mirada lúdica de las vanguardias palpable en sus obras iniciales, entonces le interesaba la intensidad cromática, las transiciones sutiles de color, como las que experimenta la luz del campo a lo largo del día.

En 1999 sufrió un grave accidente. Las inacabables jornadas hospitalarias y el enfrentarse a la fragilidad de la vida le iniciaron en un largo proceso de maduración, que podría asimilarse con una búsqueda de la luz casi mística, desde la oscuridad de los primeros momentos de convalecencia. La poesía jugó un papel importante en esta etapa. Transcribimos tres de sus haikus:

(1)
Corre la brisa,
y perfume de flores
dulces, me embriaga.

(2)
Rizos de humo
negro, manchan el cielo
¡ Oigo sirenas ¡

(3)
¡Rostro cautivador ¡
Imantado, lo miro
una y otra vez.

Blomus conoce que la vida es una acumulación de experiencias, de sedimentos que es absurdo clasificar con el criterio bueno/malo. La gravedad del accidente se refleja aún en la muleta que utiliza para caminar y en un poso de sabiduría en su rostro que es inusual descubrir en un hombre de su juventud.

 

continúa [1] [2]
[volver al index]