perdido perro pequeño

polémicas [risas] manifiesto enlaces yambrientos versión imprimir home


canción con barba


::Daniel Pérez Espinosa ::

“Debajo del lago, la lala lala”, cantaba un hombre viejo de barba amarillenta. Juan ignoró la interrupción, molesto, y siguió leyendo el periódico, sentado en su banco del Retiro a la luz del atardecer.
El hombre se marchó, pero volvió al cabo de un rato, entonando la misma parte de la cancioncita: “Debajo del lago, la lala lala”. Juan dobló el periódico y miró con ira al viejo, que se alejaba ya.
Pasó otro rato, y de nuevo Juan oyó aquello de “Debajo del lago, la lala lala”, entonado esta vez detrás de él. Se levantó y le espetó, furioso, que se esfumase de una vez y dejase de cantar eso.
Una hora después, el viejo no había vuelto a aparecer, pero Juan estaba nervioso. Cantaba para sus adentros la cancioncilla y no conseguía callarla.
Dos horas más tarde se levantó, desesperado. Necesitaba cantar la canción completa, más allá de la primera estrofa. Corrió por el parque, buscando al viejo. Preguntó a todas las personas y recorrió todos los paseos. Dentro de su cabeza no hacía más que repetir: “Debajo del lago, la lala lala”. Sabía que enloquecería si no averiguaba cómo seguía.
Por fin le vio, caminando alegre. Corrió hacia él y le rogó que cantase la canción entera. El viejo, sin dejar de andar, le miró y se rió, y a continuación cantó: “Debajo del lago, la lala lala. La lala lala la, la lala lala...”
Y mientras el viejo se alejaba, muriéndose de risa y remarcando sus “la lala lala”, Juan se le quedó mirando, pasmado, sin poder dejar de repetir la primera estrofa en su cabeza una y otra vez.



 



[volver al index]

© ::Daniel Pérez Espinosa:: yambria :: barcelona :: 2005