fitzrovia :: hombres de ciencia::

polémicas [risas] manifiesto enlaces yambrientos versión imprimir home


hombres de las cavernas

:::iñigo de noriega::

Recientemente se ha llevado a cabo un estudio del comportamiento humano:

Se escogen separadamente y al azar dos sujetos. En ningún momento del experimento se ven las caras o oyen las voces, no entran nunca en contacto directo, y permanecen anónimos el uno y el otro incluso tras terminar el experimento, tras el cual sigue cada cual por su lado. Se comunican a través de ordenadores para mantener el anonimato.

En el experimento, se permite a uno de los sujetos, el “repartidor”, decidir como reparte 100 dólares entre los dos sujetos. El otro sujeto, el “juez” es consciente de cual es la cantidad total a repartir, y ve la cantidad que el repartidor le ofrece quedarse. El juez entonces decide si está de acuerdo con el reparto, y se queda con lo que le ha ofrecido el repartidor; o si por el contrario, no está conforme, y ambos se van sin nada del dinero.

Sea cual sea el reparto que haya propuesto el repartidor, si el juez lo acepta, se irá con un dinero que no tenía antes. Si lo rechaza, habrá despreciado un beneficio.

En este experimento, es interesante la reacción del juez. Se comprobó que la mayor parte de la gente rechazó el reparto si consideraba que era “injusto”. Se quedaban sin el dinero, pero a su vez “castigaban” al repartidor por su injusticia.

La reacción esperada por los investigadores era que los jueces tendiesen mayoritariamente a aceptar el reparto, aunque fuese injusto, ya que en todo caso, habría un beneficio para ellos, por pequeño que fuese.

La reacción mostrada por los individuos en el experimento es más propia de una sociedad en que los sujetos son pocos y muy dependientes los unos de otros, los “hombres de las cavernas”. En este caso, lo importante es la solidaridad con el grupo, el adoptar actitudes que beneficien al conjunto para asegurar la supervivencia. En la sociedad de una gran ciudad actual, modelada en el experimento, la gente es numerosa y anónima, es improbable volver a toparse con la misma persona desconocida. En este entorno la supervivencia no está en juego, lo importante es aprovechar cualquier beneficio que se pueda presentar.

 

 

 



[volver al index]

© iñigo de noriega :: yambria :: zaragoza :: 2005