fitzrovia :: premios henry miller ::

polémicas [risas] manifiesto enlaces yambrientos versión imprimir home

 

El Galardonado

Nunca pensé que ganaría nunca este premio y, sobre todo, que fuese justo merecedor de él. El premio supuestamente premia a quien haya llevado a cabo una vida especialmente bohemia o realizado un acto que hubiese podido realizar el mismísimo Henry Miller: un jeta según los que le idolatran, que vivía de los demás. Pero este año sí que soy el galardonado, y pienso que justamente.

Fui con mi novia a ayudar con la preparación del lugar de la fiesta. Íbamos muy justos para ir al cine antes de ir al piso, y no pudimos llegar a tiempo. Con lo cual nos presentamos en el piso con demasiada antelación. El trabajo de preparación se terminó demasiado rápidamente, por una vez estaban todos los convocados, y se realizó con eficacia y velocidad. Tras esto, tuvimos una espera un tanto tediosa: no se podía ni ver la televisión, guardada como estaba.

La gente acudió lentamente, y cuando empezó la fiesta, ya algunos estaban un tanto cansados. Yo me estaba sorprendiendo de la controversia que al parecer que se había formado para elegir al ganador, con diversos “lobbies” de presión, y polémicas varias. Por lo que sé, sólo el organizador sabía quién era el ganador hasta el momento de la presentación de premios.

Para cuando se anunciaron los ganadores, ya llevaba unas siete u ocho horas en el minúsculo piso, y estaba cansado. Puedo decir que no era el único, ni el que más cansado estaba.

Temía el ganar el premio, pero lo cierto es que me lo esperaba. Tras presenciar los abucheos del público al ser anunciados los ganadores, ver el estado general del respetable, y oír el discurso de la finalista, decidí acortar lo máximo las palabras de mi discurso. Lacónico como suelo ser, vi que esto aturdió a la gente. Tan sólo agradecí a todos el premio, en especial a quién sabía que había hecho tanta presión para que la gente me votase, y hice una referencia absurda al mérito supuestamente contraído para ganar el premio: ir disfrazado de condón gigante a ese mismo piso (verídico).

Ahora creo que debería de haberme explayado algo más en los supuestos méritos: Pedirle a mi jefe que me despidiese de mi trabajo de 5 años, pedirle luego que me indemnizase por despedirme, y conseguir ambas cosas. Y estar ahora viviendo de los impuestos que pagan otros. Creo que esas son las razones por las cuales el saliente premio Henry Miller piensa que soy el ganador con mayores méritos del historial del galardón.


 

 


[volver al index]

© iñigo de noriega :: yambria :: madrid:: 2005