relatos del yugo

búsqueda manifiesto enlaces yambrientos versión imprimir home


definitivamente champiñón


::almudena castro::

“Definitivamente, champiñón” – ella repetía al móvil en aquel vagón de tren, a un volumen más que modesto, un miércoles como tantos-. “¿Cuándo lo van a cambiar?… Siempre que podamos elegir lo que queremos, claro… ¿Te importa encargarte tú? Eres un cielo…”. Entre giro y giro de su anillo, su dedo índice aún perseguía la respuesta final.

“La agencia prefiere marrón porque las manchas se notan menos, pero no creo que sea lo más acertado… De todas formas, lo dejo en tus manos, de verdad que lo que decidas estará bien... Ahora, que estoy convencida de que el naranja quedaría absolutamente horrendo en todo el piso, parecería que hemos extendido vómito por el suelo… ¿Azul petróleo o verde? … Si son colores vivos sería fatal para los dormitorios… Yo al menos no podría dormir en mi cuarto con la moqueta azul petróleo, en serio… Simplemente horrendo… Aunque todo depende de lo que entre en su presupuesto, habrá que consultarlo con ellos… Pensándolo bien, con tal de que la moqueta esté bien puesta, no importa demasiado el color, claro… Definitivamente, champiñón sería lo mejor, creo yo… Sí, esta noche nos dices si les parece bien, ¿vale?… Y gracias otra vez por ocuparte, ¿eh? Eres un sol… ¡Hasta luego!”.

Mi compañera de la oficina apagó su teléfono, al fin. Habíamos dejado Londres atrás hacía un buen rato. Sonrió, aliviada: “Los chicos no tienen ni la menor idea de cómo combinar colores. Menos mal que le he preguntado”.

Yo asentí sin mucha convicción. Ni siquiera recuerdo el color de mi moqueta. Ni el estampado, que es horrendo. No champiñón, pero horrendo, definitivamente.

.

 



[volver al index]

 

© ::almudena castro:: habla@yambria.org :: londres:: 2006